sábado, 24 de marzo de 2012

Hasta el punto de pensar que quizá me volví loca y vi cosas donde no las hay,
que yo (también) extraño y echo de menos, que una amistad es exactamente igual que un amor, al fin y al cabo una amistad vale más que cualquier otra cosa, o eso solía yo pensar.
Quiero ser sincera conmigo misma y por eso digo que echo de menos los momentos que pasábamos siendo amigas, siéndonos, nosotras mismas... Echo de menos hablar por hablar echadas en cualquier sitio, mirar el mundo y sacar nuestras propias conclusiones. Me gustaba pensar que estábamos por encima de cualquiera y de cualquier cosa, porque la verdad es que así lo creía. Echo de menos estar en cualquier sitio, concretamente en el parque de enfrente del bar y con una canción ponernos a bailar aunque la gente mirara. También echo un poco de menos tus rarezas por que me llevó años aprender a vivir con ellas... echo de menos hablar por teléfono hasta que sonara el "pii pii" que era tu madre llamando para que colgaras.. jaja
Extraño los sábados que venías a mi casa y revolvías mi armario hasta ponerte guapa y cambiarnos la ropa y que me echaras la culpa de que llegáramos tarde a todos los sitios, porque es verdad, siempre he sido la impuntual, es uno de mis defectos... como este, solo que este defecto de no poder dejar de darle vueltas a las cosas me está volviendo loca. Pero es que echo de menos grabarnos cantando alguna canción, bailando o peleándonos... y poder llamarte llorando o riendo, pero sobre todo cuando pienso en tí, lo que más echo de menos son todos los momentos que pasamos en nuestro banco, en ese de nuestro colegio que vió y escuchó tantas historias  y que, a mi parecer, se ha quedado ahí para siempre, vacío, como yo desde que me fui de el.
El problema de echar de menos está en que, por un segundo albergas la posibilidad de que todo volviese a ser como antes, no sé, quizá parecido, pero luego vuelves a mirar y, la realidad es que ahora no hay nada... no hay nada, donde tanto hubo ahora solo hay vacío, rencor, celos, ORGULLO
y yo, no puedo evitar mirar a mi alrededor, joder, formabas una parte esencial en mi vida, he tenido que quitar todas tus fotos de la pared, creía que asi podría olvidarme, pero la realidad es que no puedo! no puedo olvidar 10 años de mi vida, de golpe. Ojalá lo consiguiera, aunque creo que no quiero.

En fin, lo que quiero decir, es que no te echo de menos a tí, por que tu hoy por hoy no eres lo que fuiste, ya no eres la misma,supongo que crecer conlleva despedirse, aunque esa es una lección que me queda por aprender, te quiero decir que lo que echo de menos son los momentos que pasábamos juntas, cuando eramos tu y yo, y nos bastaba eso. Que echo de menos tu amistad, pero de eso hace ya mucho tiempo...

1 comentario:

  1. Hola, concisas y precisas letras desnudan a golpe de talento la germinal belleza de este blog, si te va la palabra encadenada, la poesía, te espero en el mio,será un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com.es/
    gracias, buen día, besos en verso..

    ResponderEliminar